¿Qué fue Ayuela?

¿Qué fue Ayuela?

En el término municipal de Santo Domingo de la Calzada existen topónimos como Mata, Pino, Sonsoto, Ayuela y San Medel, los cuales hacen referencia a antiguos lugares que fueron desapareciendo a partir de los siglos XIII y XIV. Sus pobladores y territorios pasaron a formar parte de la ciudad calceatense a medida que ésta fue creciendo en importancia. De entre esas localidades quizás la más relevante fuese Ayuela (también conocida como Hayuela, Faiola o Fayuela), tal y como lo demuestra la existencia de numerosas menciones en la documentación medieval conservada en los archivos municipal y catedralicio. Además de ello otros datos reafirman la importancia que tuvo el lugar, especialmente la presencia de un pequeño monasterio, el cual fue trasladado en el siglo XII a la localidad riojana de Cañas y que quizás fue el origen de Ayuela.

Aunque es posible que se fundase en el siglo X, la primera noticia hoy disponible acerca de Ayuela es del año 1136. Se trata de un documento del Cartulario de la catedral por el cual Alfonso VII el Emperador delimitaba los términos de Santo Domingo de la Calzada. En él se indica que uno de los territorios colindantes era Ayuela, entonces denominada “Faiola”. Al año siguiente, en 1137, aparece de nuevo en un documento conservado en el archivo de la catedral y que es de gran importancia para la historia de la ciudad, pues en él el mismo rey declaraba que la iglesia de Santa María fundada por Santo Domingo de la Calzada debía quedar bajo la jurisdicción eclesiástica del obispo de Calahorra y no del de Burgos. En el texto se menciona como uno de los testigos firmantes a Sancius, alcalde de Ayuela.

A lo largo de los siglos XII y XIII Ayuela aparece en varios documentos del Cartulario con referencias tanto a esta localidad como a su concejo y sus alcaldes, lo que es signo de que la localidad estaba poblada y aún poseía unas instituciones de gobierno propias. No obstante en ese último siglo hay un documento municipal de especial interés fechado en 1270 que nos muestra que ya era una pequeña población agrícola en clara decadencia. Se trata de la concesión por privilegio real a la entonces villa de Santo Domingo de la Calzada del aprovechamiento de los molinos de Ayuela. Estos molinos debemos situarlos junto al río Oja o Glera, en lo que desde época medieval se conoció como río Molinar.

A pesar de ese declive, unas décadas después la ya pequeña población aún existía. El 24 de enero de 1322 el concejo y vecinos de Ayuela vendían a la catedral de Santo Domingo de la Calzada un molino ubicado en su jurisdicción. Esta venta apunta hacia una progresiva despoblación, no en vano tres décadas después, en 1352, el monasterio de Santa María de Cañas, que ejercía su jurisdicción sobre el lugar, traspasaba definitivamente al concejo de Santo Domingo de la Calzada el señorío de todo el término de Ayuela a cambio de 1.500 maravedís al año. Ayuela pasaba por tanto a ser territorio calceatense. Podemos entender que ya para ese año la localidad había perdido gran parte de su población.

EL ANTIGUO MONASTERIO DE SANTA MARÍA
Hasta 1352 fue el monasterio cisterciense de Cañas el que ejerció su dominio sobre Ayuela. La comunidad de monjas había tenido aquí su primer monasterio, desde el cual se había trasladado en el siglo XII. Todo dio comienzo el 9 de abril de 1170 cuando Lope Díaz de Haro y su esposa Aldonza donaban al monasterio femenino de Ayuela unas tierras situadas en la localidad de Cañas con el fin de que se mudasen a dicho lugar y fundasen en él un nuevo monasterio. La fundación se llevó a cabo y el traslado se produjo ese mismo año. Con el tiempo el nuevo monasterio se convertiría en una abadía cisterciense cuya nueva construcción comenzó en el siglo XIII. A pesar del traslado siguieron manteniendo la propiedad sobre el territorio de Ayuela. El monasterio de Cañas conserva en la actualidad en una de las capillas de la iglesia una antigua imagen románica conocida como la Virgen de Hayuela. La tradición afirma que procede del antiguo monasterio.
Hoy se desconoce exactamente dónde se encontraba ese viejo monasterio, no obstante existe un paraje conocido como Santa María, Santa María de Ayuela o Santa María del Campo donde existió una ermita hasta hace apenas dos siglos. Quizás este modesto templo fuese heredero de aquel viejo monasterio.

TRAS SU ABANDONO
Aún hoy existen restos de la antigua iglesia parroquial de Ayuela que, según José González de Tejada, estuvo bajo la advocación de Santa Eugenia. Se encuentran en una elevación del terreno visible desde la llanura calceatense y a ellos se puede acceder por un antiguo camino conservado a pesar de la reparcelación rústica realizada en Santo Domingo de la Calzada en la década de 1970, la cual eliminó muchos trazados antiguos.

Al despoblarse en el siglo XIV la iglesia pasó a ser una de las numerosas ermitas de la ciudad. Tenía una cofradía que se encargaba de mantener el culto en ella y cuidar del templo. En el entorno poseía además un buen número de fincas que generaban ciertos ingresos. La cofradía se extinguió definitivamente en 1787, aunque para entonces la ermita estaba ya arruinada, pues en el año 1764 estaba prácticamente demolida. Los escasos muros que aún quedaban en el lugar se derribaron definitivamente en 1976.

Por otro lado, cerca de los restos de Santa Eugenia se halla el término de El Torrejón. El libro de apeos de los bienes que poseían las cofradías suprimidas en 1787 y que pasaron a la nueva Casa de Beneficencia de la ciudad, menciona fincas propiedad de esta Casa en el conocido como Torrejón de Santa Eugenia, indicándose que estaba “en el camino de esta Santa que sube al monte”. Pudo tratarse de una torre fuerte o bastión defensivo de Ayuela, pues se encuentra en un pequeño altozano desde el que se divisa perfectamente toda la llanura calceatense.

Finalmente hacia el noreste, ascendiendo por las laderas de los Montes de Yuso y lindando con el término de Gallinero, se encontraba la ermita de Santiago de Ayuela, pequeño templo que estuvo en pie hasta el siglo XVIII y que también pasó a ser ermita de la ciudad.

 

Para saber más:

ÁLVAREZ CLAVIJO, P., «Prehistoria de la ciudad», en DÍEZ MORRÁS, F. J., FANDIÑO PÉREZ, R. G. y SÁENZ MIGUEL, P., Historia de la ciudad de Santo Domingo de la Calzada, Logroño, Instituto de Estudios Riojanos, 2009.

DÍEZ MORRÁS, F. J., La historia oculta. Antiguas ermitas y viejos lugares de Santo Domingo de la Calzada, en prensa.

Previous Post: