La Cofradía del Santo, 45 años atendiendo a los peregrinos

La Cofradía del Santo, 45 años atendiendo a los peregrinos

Este verano se cumple el 45 aniversario del comienzo de la atención a los peregrinos por parte de la Cofradía del Santo. El 14 de febrero de 1971 los cofrades tomaban la decisión de poner unas camas en la casa recién adquirida para que pudiesen pernoctar los peregrinos que, previsiblemente, iban a pasar en los siguientes meses por la ciudad. Al ser Año Jacobeo se preveía la llegada de algunos caminantes, los cuales eran tenidos entonces como verdaderos aventureros, por lo que se acordó poner a su disposición las instalaciones durante los meses veraniegos. De igual manera se actuó en el siguiente Año Jacobeo, el de 1976, volviéndose a abrir la casa para ellos.

Hasta entonces los escasos peregrinos que pasaban por la ciudad se habían alojado en el Hospital del Santo, institución que se había encargado de su atención desde el siglo XII, pues la Cofradía se había dedicado exclusivamente a la promoción del culto al Santo y a la organización de algunos actos de las fiestas. Así, dicho Hospital se dedicó casi 900 años a la atención de los peregrinos y no la Cofradía del Santo, como erróneamente se viene repitiendo sobre todo desde 2009. Este año, cometiendo un grave error histórico, se le concedió a la Cofradía un premio regional en base a unos supuestos novecientos años de ininterrumpida atención a los peregrinos. Error que no hizo justicia con el Hospital del Santo, la verdadera institución que mantuvo durante nueve siglos la hospitalidad jacobea en la ciudad.

La Cofradía había comprado una gran casa en la calle Mayor en el año 1968 al tener que abandonar el espacio que le venía cediendo el Hospital del Santo en el edificio del viejo Hospital. La razón de ello fue la conversión de este en Parador de Turismo. La nueva sede iba a servir por tanto para la celebración de las reuniones y para los actos organizados por la Cofradía durante las fiestas de mayo. En 1970 se pidió financiación al Gobierno para su rehabilitación, teniéndose que buscar un uso que justificase la inversión. Dada su ubicación en pleno Camino de Santiago y el fomento turístico que entonces se estaba dando a la ruta jacobea, se vio que podría dedicarse al alojamiento de peregrinos durante los Años Jacobeos.

Finalmente la ayuda económica no llegó, pero el aumento de peregrinos tras los Años Jacobeos de 1971 y 1976 llevó a la Cofradía del Santo a abrirles de nuevo la Casa de la Cofradía en el verano de 1980 sin esperar al siguiente Año Compostelano, que se celebraría en 1982.

Por tanto, aunque el primer alojamiento de peregrinos se remonta al verano de 1971, fue en los primeros años 80 cuando se empezó a ofrecer un albergue continuado. Desde entonces se haría célebre el compromiso de la Cofradía del Santo con el Camino de Santiago, destacándose una voluntaria y desinteresada atención que ha cambiado con el paso del tiempo.

Next Post:
Previous Post: