La Casa de la Sargentada

La Casa de la Sargentada

Tal y como se detalla en otra entrada de este mismo blog, el 8 de agosto de 1883 se producía en nuestra ciudad el levantamiento militar del Regimiento de caballería Numancia acantonado en el exconvento de San Francisco.

En el año 2009 publicábamos un libro en el que hacíamos un recorrido por el suceso basándonos en las fuentes disponibles. Su intención era elaborar un trabajo de síntesis y divulgar este hecho tan importante para la historia de la ciudad y para el republicanismo español. En aquel momento no fue posible consultar los documentos militares referidos al mismo por encontrarse descatalogados, aunque eso no fue obstáculo para poder trazar la historia de aquella sublevación.

El interés por el suceso y el convencimiento de que existía una documentación sobre el mismo dada la trascendencia que alcanzó, nos hizo perseverar en la búsqueda -y aquí es necesario destacar la inestimable ayuda de mi buen amigo Juando Díez Izquierdo-. Ese tesón tuvo su fruto y nos llevó al descubrimiento de cientos de folios en los que se detallan no solo los hechos ya conocidos, sino también la existencia de una fundamental trama civil. La ausencia de informaciones relevantes sobre ella había provocado que fuese el aspecto menos estudiado en aquel libro.

A la espera de un nuevo trabajo que amplíe y complete la información sobre el levantamiento, es posible adelantar que la implicación civil no solo se ciñó a la presencia del político Manuel Ruiz Zorrilla y sus seguidores, sino que participaron muchos civiles más. Entre ellos se contó con un buen número de calceatenses y riojanos, siendo su protagonismo más decisivo de lo que en principio se creyó. En la ciudad y en la región existía un consolidado grupo republicano que participó en la organización del levantamiento, uno de cuyos líderes fue Francisco de Paula Marín, abogado calceatense que llegaría a ser alcalde de Logroño a principios del siglo XX.

Tras la lectura de los documentos ahora consultados, se confirma su presencia en la preparación de la sublevación, y de forma especialmente comprometida, pues se ha podido comprobar que la acción militar terminó de fraguarse en su propia casa. Y no solo se ha dado con este dato, sino que se ha podido localizar su ubicación con exactitud. Así, la que a partir de ahora denominaremos como “Casa de la Sargentada” está situada en el número 11 de la actual calle Ramón Salazar. El edificio era en realidad propiedad del padre de Marín, un acaudalado labrador, y en él se reunieron la víspera los mandos militares del Regimiento, dirigidos por el teniente Cebrián, así como los elementos civiles.

El descubrimiento de la casa nos ofrece un nuevo escenario de la acción preparatoria y confirma que la ciudad no se mantuvo como una mera espectadora del levantamiento. Estamos, en definitiva, ante una importante información sobre este hito del republicanismo revolucionario ocurrido entre las dos únicas experiencias republicanas que ha tenido España.

Next Post:
Previous Post: