Gigantes y cabezudos

Gigantes y cabezudos

Al igual que en muchos otros lugares de España, uno de los elementos característicos de las Fiestas del Santo son sus gigantes y cabezudos. Quizás hoy han perdido protagonismo, pasando casi desapercibidos, pero durante décadas fueron una de las atracciones más queridas, especialmente por los niños. Mientras los gigantes danzaban al son de la música festiva, los cabezudos perseguían a los más pequeños en una mezcla de temor y diversión.

En Santo Domingo se exhiben en la actualidad una pareja de gigantes, que representan las figuras de un rey y una reina, y media docena de cabezudos, entre ellos Popeye. Éstos últimos fueron adquiridos en 2014. Los gigantes y los anteriores cabezudos habían sido comprados en 1943. El 24 de marzo de ese año, a unas semanas de las Fiestas del Santo, se acordaba su compra o alquiler, pues entonces se carecía de ellos. Finalmente se decidió su adquisición, anunciándose en el programa de fiestas su presencia en los pasacalles. Aunque a día de hoy no hay constancia, lo más probable es que con anterioridad la ciudad ya contase con otros ejemplares, si bien, por circunstancias que hoy se desconocen, se perdieron.

La fotografía más antigua de los gigantes y cabezudos comprados en 1943 es la que se acompaña, la cual es del año 1947. Aparecen los dos gigantes rodeados de músicos, niños y otros calceatenses en pleno Espolón, frente a la fachada del antiguo Hotel Capota. Entre todos destaca un joven que porta un caballo de cartón. La publicó Aurelio Bustillo y el Grupo 5 de fotografía en su primer volumen de fotografías de la ciudad. En ella se señala por error que fue entonces cuando se compraron, si bien en realidad, como se ha visto, había sido cuatro años antes.

Cabezudos 001

Next Post:
Previous Post: